Telf. 693 10 82 32

Cómo recuperarse de una lesión

Las lesiones musculares/articulares por desgracia son muy comunes entre la gente que practica deporte. Da igual si eres deportista amateur o profesional a todos nos cuesta por igual el hecho de recuperarse de una lesión.

 

Tras una lesión y después de unos días de reposo comienza la rehabilitación. Reparamos los tejidos, bajamos la inflamación y recuperamos el tono muscular.

 

Pero… ¿es realmente eso lo único que es necesario para poder decir que estamos recuperados de una lesión?

 

 

Para recuperarse de una lesión hemos de tener en cuenta otros factores además de la regeneración de tejidos. Estos factores van ligados a aspectos de la funcionalidad, la propiocepción y el sistema nervioso. Estos sistemas también se dañan cuando sufrimos una lesión.

 

 

Recupera la movilidad

 

¿Has comprobado si en la articulación lesionada vuelves a tener la movilidad de antes? Es posible que no sepas cuál era tu movilidad antes de lesionarte; pero al menos deberías asegurarte de recuperar/ganar una movilidad suficiente par considerarla buena, de este modo podremos prevenir posibles recaídas o lesiones futuras en otras articulaciones.

Tienes que ser como una rama de árbol, fuerte para soportar fuerzas pero flexible para no romperte.

 

salud de articulaciones

 

 

Asimetría corporal

 

Es importante que haya la menor simetría entre una articulación y la otra del lado opuesto del cuerpo. Para un momento a observar si ambos hombros flexionan por igual o si los tobillos tienen la misma capacidad de flexionarse. Y no sólo en cuanto a cantidad de grados, si no en cuanto a la facilidad y naturalidad con que mueves la articulación. Céntrate en la mejor de desequilibrios para recuperarte de una lesión

 

La fuerza que tenías antes

 

Para poder decir que te has recuperado de la lesión deberías asegurarte que tienes la fuerza en la articulación que tenías antes de la lesión. Por ese motivo es importante conocer tus niveles de fuerza en cada extremidad y en el tronco a modo de poder equipararlo en el proceso de readaptación. Una musculatura débil necesitará menos fuerzas para volverse a lesionar que una musculatura fuerte.

 

Ya no existe molestia

 

Es importante que la molestia o dolor que se ha producido al lesionarte desaparezca. No asumamos que el dolor es normal y que “ya se irá”. El dolor es un aviso de que hay algo que todavía no está reparado (no sólo los tejidos pueden ser la función muscular) y que hay que seguir trabajando. Antes de volver a ejercitarte al 100% asegúrate de no tener molestias.

 

mujer en forma

 

¿Tienes confianza?

 

Esta quizá es una de las partes de un recuperación que menos se tienen en cuenta. La confianza en ti mismo y en tu recuperación será fundamental para evitar recaídas. Recuerda que si piensas que te volverás a lesionar tienes muchos números de que así sea.

 

 

Reposicionamiento articular

 

El reposicionamiento articular es la capacidad de una articulación de volver a posicionarse en una determinada posición con la mayor precisión posible. Esto tiene que ver con la propiocepción y es fundamental para que la articulación se encuentre centrada durante el movimiento. Esta capacidad es entrenable y es una de las que más se pierde tras una lesión.

 

Ten en cuenta todos estos factores para recuperarse de una lesión con garantías. Y recuerda que si no sabes cómo hacer todo esto hay gente preparada que está para ayudarte.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat